Artículos

Templo Nuestra Señora del Carmen de Rocafuerte

Categoría: Turismo Publicado el 06 Agosto 2014
Escrito por Super User Visto: 3523

 

TEMPLO NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

 

Este templo es uno de los más bellos del Ecuador, por tratarse de una joya arquitectónica influenciada por el estilo neo germano-romano y construido en el siglo XIX. La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen ha sido declarada patrimonio cultural del país. Posee formas europeas con portal delantero con arcos a medio punto con torres de dos cuerpos y cubierto de chapitel de prisma con remate en esferas y cruz con ventanas de arco y chaza (celosía).

 

El plano original contemplaba un santuario en forma de cruz, sus torres y fachadas de líneas inglesas, su interior dotado de un cielo raso único en su estructura en el mundo, antisísmica por excelencia,  actualmente la fachada externa y la parte interior han sido remodeladas, lo único que se conserva es la fachada original del templo influenciado por dos torres con armónicos y melodiosos campanarios, de donde a Rocafuerte se le conoce como la ciudad blanca de los campanarios. 

 

En el entorno de la iglesia, existían hacia los tres lados edificaciones de tipo colonial, las mismas que fueron reconstruidas y  perdieron de alguna manera sus antiguas características ya que les introdujeron materiales modernos como el cemento y el hierro. Las edificaciones antiguas tenían estructuras totalmente de madera y las paredes eran  revestidas de enquinche. Hacia el lado izquierdo de la iglesia se encuentra la casa de las madres oblatas de San Francisco de Sales, cuyo edificio también fue alterado mediante la introducción en su construcción de materiales modernos. También pasando la calle Rocafuerte se encuentra la Unidad Educativa San Francisco de Sales, edificio que también fue construido nuevamente y que actualmente presenta dos pisos altos, a lado de esta unidad educativa se encuentra la casa parroquial con la unidad educativa San Juan Bosco. 

 

Al frente de la iglesia, pasando el parque central se encuentra edificio dela Municipalidad del cantón Rocafuerte, que también fue reconstruido, ya que inicialmente todo era de madera, en la actualidad es de cemento. Pasando la calle Bolívar se encuentra el cuerpo de bomberos del cantón Rocafuerte. Hacia la parte posterior de la iglesia se observan edificaciones modernas de baja altura, que no sobrepasan los dos pisos. Hacia la parte frontal de la iglesia se encuentra el parque central del cantón Rocafuerte el cual posee en su cerramiento rejas de hierro forjado con rosetones y hojas de hierro fundido.

 

La historia del templo comienza alrededor del año 1890, cuando el arquitecto alemán Enrique Dissel-kampf, fue ordenado por el segundo obispo de Manabí Pedro Shumacher, para que elabore los planos del majestuoso santuario del cantón Rocafuerte, los mismos que eran exhibidos en la iglesia La Merced de Portoviejo. Schumacher quien inicio con la construcción del templo, no lo vio concluido, debido a que se exilió en Colombia  a raíz del triunfo de los liberales, de los cuales había sido acérrimo combatiente espiritual. Fue el sacerdote Francés José A Berthelot quien llegó a Rocafuerte en el año 1900, a órdenes del obispo Shumacher, y fue él quien inauguró el altar y la imagen de la Inmaculada de Rocafuerte, el 8 de diciembre de 1905, e instauró el día de la primera comunión para los niños de esta ciudad.

 

Vale indicar que el padre José A. Berthelot, pariente cercano del químico francés Marcelino Berthelot, logró traer desde Francia los vitrales del templo y el altar, y la hermosa imagen de la Inmaculada Concepción. Además el padre Pedro Shumacher Niessen, de origen alemán, regaló de su haber el reloj público londinense que ha presidido por más de cien años la vida de esta ciudad, que en aquel tiempo era la residencia de la aristocracia manabita.

 

Entre las imágenes que forman parte del patrimonio de la iglesia del cantón

Rocafuerte, que fueron restauradas se encuentran:

 María Auxiliadora (3,50m por 1,20).

La Inmaculada Concepción (3,50m por 1,20): traída desde los talleres de Sarria de

Barcelona, España.

Cristo del Calvario (3,20m. por 1,50).

San Antonio con el Divino Niño Jesús (2,60m. por 1,64).

San Roque (1,36 m por 0,45).

Santa Marianita, la Azucena de Quito (1,33m por 1,40).

Señor de la Buena Esperanza (1,30m por 0,70).

Sagrado Corazón de Jesús (1,74m por 0,57).

Virgen la Dolorosa (1,43m por 0,38).

San Pedro (1,05m por 0,20).

San Pablo (1,05m por 0,20).

Santa Magdalena (1,00m por 0,28).

La Dolorosa (1,00m. por 0,28).

Divino Niño Jesús (0,52cm por 0,45).

Un camello (0,44cm por 0,17).

Virgen del Carmen.

Pintura de caballete Nuestra Señora del Carmen.

Pintura de caballete San Juan Bautista.

Escultura del Señor de la Buena Esperanza.

 

 Estas esculturas por su calidad artística lograda, convirtieron a Rocafuerte en el destino turístico con el “Mejor Legado Escultórico de toda América” como lo describe el historiador de Rocafuerte, Dr. José Dueñas. Las efigies están actualmente catalogadas e inventariadas dentro de los bienes patrimoniales emblemáticos del Ecuador, pero sobre todo únicos, en toda la Provincia de Manabí, por su alta carga histórica y estética.

 

 Las  obras que datan del siglo XVIII recibieron  una restauración integral, debido a su avanzado estado de deterioro al que habían  llegado tras la ausencia de un mantenimiento adecuado y la colocación de elementos ajenos a los originales, las obras  pasaron por un arduo trabajo de conservación y restauración recuperando así su forma original, alterada por malas intervenciones en el pasado, este trabajo fue dirigido  por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) Regional 4.

 

 Los materiales de construcción utilizados para la Iglesia son: cemento, hierro, vidrio, mármol, madera, baldosas de granito. El reloj que se encuentra ubicado en la parte superior izquierda  de la iglesia, fue fabricado en Gran Bretaña y ha  permanecido en el lugar por más de un siglo.

 

 En la iglesia se encuentran guardados varios vestidos que los fieles y creyentes entregan por los favores recibidos de la Virgen del Carmen. Se encuentra  también una pileta, que es utilizada en la realización de los bautizos, también el ábside mural del artista manabita Ivo Uquillas, el que ilustra la productividad rocafortense reflejada en el campo y en la ciudad, donde resaltan los cultivos de maíz, arroz y plátano, así como las producciones artesanales de sillas de madera, ollas de barro y el tesón y laboriosidad del campesino rocafortense.

 

 

 Se encuentran 2 vitrales, uno con la aparición de Jesús a la niña Margarita María Alacoque, y el otro que hace alusión a la aparición de la Santa Bernardita de Lourdes. La armadura de los vitrales es de plomo y los vidrios de diversos colores.