Artículos

Ollas de barro

Categoría: artesanias Publicado el 06 Agosto 2014
Escrito por Super User Visto: 2215

 

OLLAS DE BARRO

 

El material utilizado para la elaboración de las ollas es el barro, extraído de las colinas de Rocafuerte, es un material especial, tiene color negruzco donde predomina la arcilla, el quintal lo compran en un dólar. Además, también utilizan la arena de río, que la consiguen en las riberas del río Portoviejo en la comunidad Puerto Loor.

 

Existen algunas personas que se dedican a la elaboración de las ollas de barro, generalmente son adultos mayores de sexo femenino, que aprendieron el oficio de sus progenitores y lo mantienen hasta el día de hoy, ya que esta actividad se ha convertido en el eje central de sus economías familiares. Elaboran ollas de barro en las comunidades Puerto Loor y en San Pedro de Sosote.  Los artesanos entregan sus productos que son comercializados a lo largo de la vía Rocafuerte - Portoviejo, específicamente en el sitio Tierras Amarillas.

 

 La calidad del producto es excelente, el material con el que elaboran las ollas es muy resistente y el proceso de elaboración muy complejo y 100% artesanal. La cantidad de ollas elaboradas depende del pedido que hayan solicitado al artesano. Los pedidos generalmente lo realizan personas que vienen desde otros lugares como Quevedo, Portoviejo, Buena Fe, Guayaquil, entre los principales. Generalmente el proceso de elaboración de las ollas de barro tiene un  periodo de más o menos 12 días.

 

 

Para la elaboración de la mezcla se utiliza 50% de barro y 50% de arena. Además también utilizan piedras, para pulir la olla, el horno, una tina para mezclar el barro y arena, cucharas de mate, y especialmente las manos habilidosas que moldean una a una cada olla. En el sitio Puerto Loor la señora Cruz Vélez Montes, en el sitio San Pedro de Sosote, la señora Gaudelia Bravo.

 

 

 El primer paso es  colocar el barro en una tina con agua para que ablande, ya que este se encuentra hecho terrón, una vez ablandado el barro se le coloca la arena. El primer día solo lo revuelve, el segundo día ya se empieza a amasar bien, una vez hecha la masa se inicia a dar forma a las ollas. Se pueden hacer alambiques, cazuelas, ollas de todo tamaño, maceteros, hornos de asar verde, cazueleros, etc. Una vez hechos al tercer día, se pulen para ir mejorando su forma. Al cuarto día se sigue puliendo para mejorar aún más la estética del objeto. Al quinto día se inicia a pulir con piedras, de igual forma al sexto día. Del séptimo al décimo día se dejan secar las ollas elaboradas sin que les dé el sol, generalmente dentro de una casa de caña y madera, aparte también se cubren las paredes con sabanas para que no penetren los rayos de sol, porque esto tiende a partir las ollas de barro. En el día once, una vez que estén totalmente secas las ollas de barro, se proceden quemarlas con leña y se espera por el lapso de una hora, tiempo en el cual estarán listas para poder ser comercializadas.