Artículos

Perezosas de Rocafuerte

Categoría: artesanias Publicado el 06 Agosto 2014
Escrito por Super User Visto: 2081

 

PEREZOSAS DE ROCAFUERTE

 

 

Las perezosas son de origen rocafortense, los talleres dedicados a la elaboración de estas artesanías están ubicados a un costado de la carretera que conduce de Rocafuerte a Chone cuyos propietarios tienen años en labores de fina carpintería.

 

 

La materia prima comprende árboles de las siguientes especies: ébano, bigua, tillo, Fernán sánchez, guayacán (especial y más durable). Toda esta madera se compra en Santa Ana, Sucre - Bahía de Caráquez o Chone  y vienen en troncos de 2 varas, los que pesan aproximadamente 2,75 libras cada uno. 

 

 

Estas perezosas  tiene compradores que vienen desde la región Oriental  como: Lago Agrio, Macas, también llegan desde Ambato, Quito, Esmeraldas, Guayaquil, Babahoyo, Puerto López, Montecristi, Picoazá, Atacames y en especial hay compradores de sitios turísticos para equipamiento de sus  establecimientos. A la semana  hacen aproximadamente de 150 a 180 perezosas de todo tamaño. Las perezosas medianas solo las hacen bajo pedido. Los precios son: 

Perezosa grande: con lona; 8,50 dólares, sin lona: 7,50 dólares

Perezosa pequeña: con lona: 4,50 dólares, sin lona: 4,00 sin lona.

 

Los materiales y equipos que se usan son: motores eléctricos, martillos, lijas, cierras, brocas de distintas medidas, barniz, brochas, pernos, clavos, tela, tachuelas. En la actualidad existen 4 talleres de propiedad de los señores José Cedeño, Carlos Vélez, Bello Zambrano, Elogio Catagua. En cada taller laboran 5 personas, cada uno tiene una actividad específica que realizar.

 

El proceso de elaboración es el siguiente: primero se selecciona la madera aún verde, se usa la cierra para cortar la madera en tablones y con  otra cierra se fabrica las partes que conformarán la silla, luego se procede a marcar cada pieza para hacer los agujeros, los que deben respetar un orden  exacto. Los que ensamblan las sillas conocen perfectamente en que sitio va cada pieza. Luego se procede a pulir y emparejar las piezas ya cortadas y agujereadas, acto seguido se lijan con un disco. 

 

 

En la siguiente etapa se unen las piezas y se arma el esqueleto de la silla, y finalmente se pinta con barniz y gasolina y luego les colocan un tinte amarillo. La tela que sirve de respaldar de la silla se consigue en tiendas en Portoviejo (tapicerías), y estas pueden ser gobelino o yute; se toma la medida según la silla y se sujeta a la misma. Terminada de esta forma la silla ya está lista para su venta. Si el cliente desea sin lona, la entregan sin esta.