¡Cumplimos nuestra palabra, el presupuesto participativo sigue siendo una realidad!