Calles se vuelven peatonales para marcar distanciamiento y mitigar ola de contagios.

“Para mí ha sido una decisión excelente. Hay suficiente espacio en las calles para caminar sin exponerse al contagio, pues no hay mayores posibilidades de rozarse con otra persona».Así fue como el ciudadano Jamil Briones calificó la decisión municipal de restringir el tránsito vehicular en varios tramos de calle del casco comercial de la ciudad.La medida, que tuvo como propósito disminuir la aglomeración de personas, también fue apoyada por Pedro Zambrano, comerciante de pollo del mercado.»Ha sido una muy buena idea. A lo mejor las ventas no han sido como las que hubiésemos querido, pero lo importante es que nos exponemos menos al riesgo de contagio», dijo.El mencionado sector se cerró desde las 04h00, hasta las 14h00. El monitoreo de la medida estuvo a cargo de la Comisaría Municipal, de la Policía Nacional y de otras autoridades municipales de control. «Las actividades se han desarrollado de manera más ordenada y no hemos detectado aglomeración de personas. Vamos a evaluar, con todas las partes involucradas para decidir si es conveniente cerrar las calles el domingo que viene», aseveró Celinda Vera, comisaria municipal. Los tramos que se cerraron al tránsito vehicular este domingo fueron: la Pichincha y 30 de Septiembre, ambas, desde la Bolívar, hasta la Independencia; y la Eloy Alfaro, desde la Pedro Carbo hasta la Atahualpa. El bloqueo de estas vías en los domingos de feria, es una de las resoluciones del COE cantonal para mitigar la ola de contagios del coronavirus que azota al país.